Una herramienta para predecir la demencia

  • Sólo se puede conocer el riesgo de esta enfermedad en los casos de origen genético
  • Un conjunto de variables ayudan a identificar quiénes tienen más riesgo de desarrollarla
  • Futuros estudios deberán validar la eficacia de este índice para la práctica clínica
Nuevos criterios para detectar la demencia en un futuro. (Foto: El Mundo)

Nuevos criterios para detectar la demencia en un futuro. (Foto: El Mundo)

Actualizado jueves 14/05/2009 00:42

LAURA TARDÓN

MADRID.- Mayor de 65 años, baja puntuación en las pruebas de habilidad mental y predisposición genética son algunos de los factores que indican mayor riesgo de desarrollar demencia. Un nuevo estudio, publicado en ‘Neurology’, ha aunado todas las variables asociadas hasta el momento en un índice para identificar a quienes tienen más probabilidades de padecer la enfermedad.

No se trata de una herramienta de predicción, sino de un “nuevo índice de riesgo que podría ser muy importante para la investigación sobre nuevos fármacos, la futura predicción de la enfermedad y la elaboración de nuevas estrategias de prevención”, afirma la principal autora de este trabajo, Deborah E. Barnes, de la Universidad de California (San Francisco, Estados Unidos).

“Actualmente, salvo en los casos de origen genético, la demencia no se puede predecir”, indica Justo García Yebenes, del servicio de Neurología del Hospital Ramón y Cajal de Madrid. “Lo más importante es hacer una buena historia clínica, un buen examen neurológico y neuropsicológico. También conviene hacer algunos análisis y una prueba de imagen para descartar demencias curables”, añade.

Se trata de una enfermedad neurodegenerativa que conlleva la pérdida progresiva de las funciones intelectuales. Provoca incapacidad para realizar actividades cotidianas, como abrocharse los botones de las camisas, y afecta especialmente a la memoria, al lenguaje, la atención y a orientación espacial y temporal. En España, afecta a más de 700.000 personas mayores de 65 años.

Según los expertos, a partir de esta edad, el número de casos aumenta. “Los años cumplidos son el factor de riesgo más importante. A mayor edad, más riesgo de sufrir demencia”, explica José Luis Molinuelo, neurólogo del Hospital Clínic de Barcelona.

Con ocho puntos el riesgo es alto

El equipo de científicos de la Universidad de California ha realizado una investigación con 3.375 participantes mayores de 65 años (una edad media de 76 años) sin señales aparentes de demencia. Su objetivo: “aportar un índice de factores de riesgo que ayude a encontrarla, dado que no existe una herramienta capaz de predecir el riesgo de demencia en estas edades”.

Después de examinar todas las variables asociadas científicamente a esta enfermedad neurológica, los investigadores atribuyeron una puntuación a cada variable, de tal forma que, de un total de 15 puntos, a partir de los ocho, el riesgo de desarrollar demencia durante los seis años siguientes era elevado. Según la puntuación se tiene un riesgo bajo, medio o alto.

El 56% de los individuos con alta puntuación, el 23% con resultados intermedios y el 4% con baja puntuación presentaron demencia en los seis años de seguimiento. En total, el 14% de los participantes desarrolló la enfermedad. De ellos, el 51% tuvo Alzheimer, el 13% demencia vascular (funcionamiento mental alterado por accidentes cerebrovasculares), el 31% demencia mixta y el 5% otras formas de demencia.

“La causa más frecuente de la demencia es la enfermedad de Alzheimer (75%), seguida de la demencia vascular (15-20%) y de la asociada a la enfermedad de Parkinson (Lewy), entre otros muchos orígenes”, matiza Félix Bermejo, jefe de servicio de Neurología del Hospital Universitario 12 de Octubre.

Los factores que indicaron más probabilidad de desarrollar esta patología fueron la edad y un empeoramiento de la capacidad cognitiva (analizada a través de un test específico). Otras variables relevantes e incluidas en el índice fueron: la enfermedad vascular (contribuye a la manifestación de síntomas de demencia), un índice de masa corporal por debajo de 18, la predisposición genética, historial de cirugía de revascularización coronaria (by-pass), lentitud en las tareas cotidianas como abrocharse los botones de la camisa…

“También influye la existencia o no de enfermedad cerebrovascular, el nivel cultural (de estudios), antecedentes familiares, estilo de vida, etcétera. Pero sin duda, el principal factor de riesgo es la edad”, apunta Rosa Vela, neuróloga del Hospital de Torrevieja (Alicante).

Los responsables del estudio afirman que este índice podría ayudar a futuras investigaciones para conseguir identificar a las personas que, aunque no tienen síntomas aparentes, quizás deberían ser supervisadas con cierta frecuencia para detectar los signos de daño cognitivo lo antes posible.

“De esta manera, comenzarían el tratamiento en fases iniciales, permitiéndoles mantener su función cognitiva y calidad de vida durante más tiempo”, señala Barnes, quien advierte, además, que este índice de puntuación aún debe ser validado por otros estudios. “Ahora estamos intentando reducir y simplificar la lista de factores de riesgo, sin restar eficacia”.

Advertisements

No Responses to “Una herramienta para predecir la demencia”

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: